Estas sentada en tu silla y no ves la hora que toquen el timbre de recreo, pero por otro lado no queres que eso suceda.

Es momento de salir y de que todos vuelvan a la carga con vos, con tus “diferencias”, con esas cositas en las que no sos como “la mayoría”

Mientras tus amigas se juntan a jugar a la soga, vos dudas si tenes la pollera muy corta, o si no estas peinada “correctamente”. Sabes que vienen en breve los insultos, las cargadas, las risas… y tenes 13 años, por lo cual todo lo que te dicen, te lo crees.

Termine de ver “13 REASONS WHY” en Netflix. 13 razones por las cuales una adolescente se suicida. 13 razones sobre como con pequeñas acciones en el día a día de la vida escolar, tu presente puede transformarse en un cruel infierno.

No solo los invito a verla, porque creo que esto que explica la serie, es una moneda corriente, como lo era hace mas de 23 años para mi en el Colegio. Sin duda no creo que haya sido tan fuerte como en la serie, pero claramente creo en mi muchísimas inseguridades y resaltó las existentes por años.

Cuando la serie se acabó, no pude dormirme por horas. Repasos mentales sobre mi adolescencia se me pasaban como en una película en blanco y negro.

Acaso entonces eso que vivi fue bullying? 

Claro que si, claro que lo fue. Seguía repasando mi trato con algunos de esos hombres adolescentes: fue bullying? Claro que lo fue.

Hoy entendía todo aquello que vivi, como generador de muchas de mis acciones posteriores, hoy corría de responsabilizar solo a ciertos patrones mis inseguridades, y notaba que había tenido razones para creer que YO NO ERA SUFICIENTE.

Y me pregunto, mientras sigo recolectando historias de nenas de 6 años pegándole a otras, risas ante los gorditos del aula, o aislamiento a los nerds de turno… estamos tomando conciencia de lo que esas cosas provocan en nosotros tiempo después?

Somos conscientes de que el primer lugar donde se deben charlar estos temas es en la casa y luego en el colegio?

No todos los niños pueden hablar, y muchas veces cuando lo hacen es sumamente tarde para reparar el daño realizado. Subo el tema a mi agenda porque creo que es necesario levantar la mano, aprender a decir BASTA, enseñar a nuestros hijos, sobrinos, amigos, a rescatar sus valores, a aprender a amarse aunque el mundo les diga lo contrario.

Esta serie me pego fuerte, porque sin duda me sentí ella muchas veces. Y pese que a sin esas cuestiones no seria la mujer que soy, se que no todos logran reparar esos daños y avanzar con seguridad. Por eso te invito a que subas este tema a TU AGENDA, como sea: hablar con tus amigos, llevar los valores a la mesa, a las relaciones a las temáticas que transitas. Hablar con tus hijos, sobrinos, mas que seguido, hablar de SEXO, hablar de VIDA, hablar de VALOR y transmitir que los acentos no solo van en las esdrújulas. 

Compartamos esto y hagamos que vuele como semillas en el viento, dispuestas a tocar otras personas.

Acentuemos el YO, y pongamos un freno a tanto odio. Necesitamos aportar una semilla para que esto deje de ser moneda corriente.

C.V