La ira me arrebata.

Lo único que pienso es como controlar esa emoción intensa que tengo dentro mientras veo cómo va recorriendo cada pedacito de mi cuerpo.

Se me viene a la mente la mujer maravilla, peleando con los villanos y revoleando a la gente “mala” por los aires. “Pum” Pam” “Auch” y mi mente se hace una serie repetida de comics de Marvel… por momentos creo que me vuelvo loca mirando como pasan las páginas.

 

“Respiro y me calmo”, me digo a mi misma como un mantra.

 

 

Respiro otra vez, y decido perdonar a cada uno de esos seres que invaden mis pensamientos.

 

 

Y vuelve la mujer maravilla y “Pum” Pam” “Auch”

(me rio)

 

Una de mis frases de esta semana fue que finalmente el ser buena persona, tratar a otros como corresponde, con respeto, con altura no vale nada. Por adentro sabía que me equivocaba y era parte de esos arrebatos que me llegan cuando veo que la situación me desborda y la maldad externa se hace tan evidente que me choca como un camión con acoplado de frente.

Entonces después de gritar al teléfono, de maldecir y desear lo peor, de arrepentirme y desearles lo mejor… (esa bipolaridad que me invade) me siento a escribir, porque sé que la ira cuando se transforma en letras es bien canalizada, sé que cuando logro respirar y escuchar las teclas sonar, algo mi interior se va acomodando. Sé que si saco todo eso que pienso como salga, rápido, mal escrito, contodaslaspalabrasmenossabias que tengo en mí, esa energía de color rojo intenso se va disipando en mi interior, y de a poco se torna en rosa, hasta llegar a un blanco más puro…

Respiro y sonrío. Ya hace un tiempo sé que la sonrisa es un tic que me ayuda a enviar señales positivas a mi cerebro, así que la uso a la fuerza, mantengo mis labios apretaditos como mi emoción, pero lo hago porque sé que una vez que pase todo, mi energía interna volverá a fluir en paz, y yo me sentiré más yo y menos mujer maravilla.

Así que, si algo aprendí en estos años, es que cuando algo fuerte me pasa lo que puedo hacer es respirar y escribir, y aunque sea de a poco me hago responsable de mi misma, y menos responsable de los otros.

Y vos: Como manejas la ira?

 

C.V (ex mujer maravilla)