Dorothy repetía «debemos amarnos a nosotros mismos porque desde ahi se nutren el resto de las acciones.» Cree y vive según esa premisa.
Entonces cuando con el tiempo logra saber que es realmente el amor propio, lo cultiva cada vez que puede, escucha su cuerpo como una gran brújula para darle los nortes en cada decisión, y navega la incertidumbre acompañada de un perro pastor propio y fiel…  El camino de tulipanes amarillos se siente tan cómodo, natural y feliz…

Y un día, porque en la vida lo compartido es 100 veces mejor, decide abrir ese amor con un otro, pero pequeño detalle: nadie le enseñó como hacerlo. 

Toma hacia la derecha, donde ya no hay tulipanes…
De repente su perro pastor, su cuerpo, su brújula, la jalan hacia el camino conocido  impidiendo que pueda abrirse totalmente a compartir ese amor tan grande con otro ser humano.
¿Porque?
Siento que la ultima frase de la película de Comer Rezar Amar cuando Liz esta al borde de una de las decisiones mas difíciles de su vida, y le llega una declaración de amor grande y vulnerable, es una de las grandes y brillantes sabidurías de esto:
(Aca abajo te dejo ese momento)
Liz: “No me entendes, encontré algo y no puedo dejarlo ir. Créeme que si no fuera por eso, no me amarías como me amas.”
 
Felipe: “Ok, si si, el tema de tu balance, viajaste por todo el mundo para encontrar tu equilibrio… y  ¿que es ese equilibrio?, meditar por 20 minutos, ir a ver tu gurú… escuchame querida: equilibrio es no dejar que alguien te ame menos de lo que vos te amas.”
 
(Ella a los gritos – porque cuando nos tocan el ego, suele pasar-)
 
Julia: “No me digas que lecciones tuve en el pasado año, y cuan equilibrado y balanceado estas, y cuan poco se expresar mis sentimientos!!  NO NECESITO AMARTE PARA PROBAR QUE ME AMO”.
 
O sea… Fucking duro.
¿Como se pasa de amarse, escucharse en un camino conocido a dejar ser amada y comprendida en un territorio completamente nuevo?
¿Que se hace cuando se siente que se pierde la independencia, la libertad, los espacios propios…?
¿Hay alguna receta para poder SENTIR sin usar la RAZON?
Todos los caminos conducían a Dorothy al sendero conocido, el que muchas veces había transitado en soledad.
Un dia, de vuelta en el camino de las tulipanes amarillos con ese aroma que ya conoce, con su perro pastor y cuerpo guía, frena y entiende que aunque se ame, se conozca mejor que nadie, y sepa como volver a casa, hacer el camino acompañada multiplica exponencialmente su amor.