4 amigas viajan a Salta. No paran de sacarse fotos que parece no salen bien. Les ofrezco ser la PH del avión jaja y asi empieza la conversación.

-Soy ABOGADA- decía una de las chicas.Trabajo con la parte de familia y pareciera que vivo contracturada. / No se porque intuí que se cargaba con los problemas de otros /. Me explicaba que los clientes nunca van a verla con algo positivo, sino con problemas. Se pregunta revoleando los ojos porque eligió esa profesión y yo sonrió. Está claro que una charla interesante está brotando.

Su amiga al lado, otra abogada del grupo de 4 que viajan juntas. Dele que te dele charlar, muy de argentinas que somos. Ella -su amiga- por el contrario, se dedica a la abogacía pero tambien maneja redes.

 

A mi baile me llaman cuando surgen esos temas. Pensaba: que importante es que energía que manejemos en nuestro HACER, sea la que deseamos manifestar en coherencia con nosotros mismos.

Cuando trabajaba de diseñadora o ya en mis últimos pasos coordinando acciones de marketing, no irradiaba la mejor energía. Y quejarme no podía, trabajé con cosas divertidas: una maratón, una acción para bebés en la playa, creación de regalos originales para las fechas festivas. Aún así no era donde me energizaba estar.

Por eso creo que cada uno tiene su receta para encontrar que lo enciende, pero nada comienza sin preguntarte si TE SENTIS EMOCIONALMENTE ESTABLE en el lugar donde estás. Si SENTIS ESA CALMA, ALEGRIA, SENTIDO, en tu día a día. 

 

Ayer necesitaba cumplir con una tarea para uno de mis clientes, que era escanear mi título. Me costo encontrarlo y cuando lo hice cayó desde donde estaba enrollado: mi mat de yoga. ¿What? Tantos años me costo tenerlo y ahí quedo pobrecito enrollado en la MAT perdido en mi placard, porque la realidad es que jamás pensé en colgarlo. Pensé para mis adentros

 

este es el lugar que hoy ocupan los títulos para mi”.

 

Y ojo, amo capacitarme, saber más y mejor, pero no para que me digan Licenciada, con un master en x, sino para poder seguir nutriendo mi fusión creativa. Ojo que no siempre fui así, de hecho para largarme a hacer Mentoring, tenia una frase en la cabeza, “Si no soy Coach, entonces no tiene validez lo que hago.  Si tampoco estudie Mentoring, ¿estaré “mintiendo” en mi venta de servicio?. Era como volver a mi versión 1.0 que necesitaba decir que era Licenciada en Diseño Gráfico para trabajar, como si eso me ponía en un escalón digno de ser vista o escuchada.

 

A ver: formarte, tener una carrera, hacer un curso, TODO suma, siempre y cuando todo pueda fusionarse dentro tuyo para hacer una versión pulida y coherente con quien deseas -ser en el mundo-, no por el que dirá el resto. Te aseguro que si sos medica, y te haces un curso de creatividad para incorporar en tu dia a dia, o un curso de cocina donde puedas conectarte con lo manual, vas a ENRIQUECER tu HACER. No quiere decir que cocines con tus pacientes, sino que vas a tener mas habilidades para la vida, que solo en el área que te formaste.

Creo que abrazarnos a un titulo, -hoy más que nunca, en este mundo cambiante-, nos retiene de poder fusionar, asociar, juntar, combinar, #HABILIDADES y transformar todo eso en #TALENTO.

 

Las personas más innovadoras que conozco, fusionan, buscan, resuelven necesidades, y se sienten en su elemento. Es un placer verlas vivir y aprender, no siempre todo les sale bien, pero con flexibilidad al cambio absorben los vericuetos de la vida laboral y personal.

 

Me gusta hablar de #talento.

 

Voy por ello, por más talento mío y de ayudar a despertar el de otros, chin chin escribiendo en el aire por esa época de talentismo en la que tanto creo y gracias al grupo de 4 que me hizo divertir en el aire bastante. 🙂 -Si leen esto, dejen su comentario debajo.-

C.V