El otro día una de ustedes me escribió para contarme lo que muchas otras ya me han contado en el curso de estos años. Un pedacito de ese mail decía así…

“En lo laboral me siento trabada, no me gusta lo que hago (hace tiempo) y tengo la sensación de que tengo potencial para otras cosas… El problema es que no se por dónde empezar, nunca avanzo. 

 Me gustaría hacer algo más creativo ( siempre me gusto escribir). 

Me gustaría trabajar en un área de la compañía dedicada a la comunicación o poder armar algo mío , pero siempre tengo la idea instalada en la cabeza de que estoy grande, de que “se me paso el tren”, y que tendría que haber aprovechado cuando era más chica para estudiar y para trabajar en lo que tenía ganas.”

Alguien por ahí se siente igual?

Claro que si, seguro miles de ustedes pasaron por esos momentos donde tenés realmente la intención de hacer y ser algo mas en esta vida. Tengo la percepción que en algún momento de nuestra vida, esta pregunta nos llega de lleno en momentos de quiebres, de ruinas, de bajones…  pero he entendido escuchando a los filósofos mas reconocidos, haciendo coaching, y cursos que simplemente no todos se hacen esta pregunta. Y eso esta muy bien ya que somos seres completos y diferentes y tenemos procesos de evolución que van “at our own pace” (a nuestro tiempo, pero me encanta como suena esa frase)..

Pero bueno, este post va para todas las que en algún momento se preguntaron, o actualmente se están preguntando porque su vida se torna rutina y no tiene un porque mayor, porque deberían hacer algo ahora, si ya pasaron los “años dorados” de juventud (cual, háganme reír), o por donde c.. se empieza?…

CREO que hacerse la pregunta quien soy en algún momento de nuestra vida, es el paso mas liberador a una vida con sentido. Es una pregunta fuerte, no se contesta pronto, y sin duda una vez que te la haces, vienen las pruebas mas difíciles. Como si el de arriba quien quiera que sea dijera “ah! Querés saber quien sos? Toma esto y fijate..” Y bueno, así empiezan los aprendizajes, los intentos, los fracasos y tambien los aciertos. Pero sin hacerte la pregunta, no viene nada. Todo sigue igual.

Y como decía Einstein, no puedes solucionar un problema con la misma conciencia que lo generó, así que las preguntas ayudan a generar mas conciencia y cada vez enseñarte mas cositas sobre vos mismo y como encontrar la “iluminación” o por lo menos el sentido de la vida.

A esta dulce que me escribió le conteste, solo para ponerla en un marco:

Harrison Ford, fue carpintero hasta los 30.

JK Rowling la escritora de Harry Potter, vivió de pensiones hasta los 31, hasta que dio con su primer éxito.

El dueño de Zara abrió su primer tienda a los 31 años

Morgan Freeman empezó a ser conocido a los 52 años.

Julia Child publicó su primer libro de cocina a los 50 años.

Aun pensar que es tarde para lograr lo que deseas.

Aun sentís que tu vida no tiene sentido y como tenes treinta y pico, cuarenta y pico, cincuenta y pico decidir que es mejor dejar pasar la vida que queda?

No te olvides que VOS  decidis cuando es tu tiempo. Cuando agarras tus ideas, sueños y decidis convertirlos en realidades es cuando las cosas empiezan a pasar. Si queres ser escritora, empezá a escribir un blog, a escribir un libro pequeño. Si queres ser maestra, proba dando algunas clases de modo voluntario, acércate a la actividad que querrías estar haciendo.

Y si aun así, como dice Liz Gilbert, no logras saber que te apasiona, anda por la curiosidad, por el probar cosas nuevas, por el transitar caminos que nunca hiciste.

Sin duda la respuesta a tus preguntas, a tu sensación de completud viene de hacer, no de pensar.

Te lo digo a vos. Me lo digo a mi.

CV.