Era domingo y las gotas caían de mi nariz como las cataratas del Iguazú. Esos resfrios que te toman por sorpresa, y no te dejan pensar bien. La garganta empezaba a doler y mis pocas ganas de hacer algo  denotaban que se venia una gripe o algo similar.

No suelo estar enferma, así que cuando me llegan estos momentos, me pregunto que me quiere decir mi cuerpo.

Retome el libro de Louise Hay buscando la parte donde nos cuenta a que refiere cada parte del cuerpo y cada enfermedad.

Encontre Resfrio y decia lo siguiente:

 

Resfriados, catarros: Suceden demasiadas
cosas a la vez. Confusión, desorden mental.
Pequeños agravios.

 

Totalmente cierto querida Louise. En estos momentos tengo demasiadas cosas a la vez en mi cabeza, y por lo tanto un gran desorden mental.

 

Lo estructurada que soy, me hace tener procesos para todo dentro de mi cabeza, y cuando algo no tiene su estrategia detrás, se siente como si me encerraran en una pieza de 4 paredes sin ventanas, con música de rock a todo dar…. Esas torturas que veo cuando me copo con la serie Homeland con la que estoy en este momento.

 

Decidi después de todo un finde de relajo, irme por un café a un bar. Eso siempre me hace bien, me conecta conmigo, con la escritura y me permite sentirme mejor ordenando ideas con algo rico para comer.

 

Aun así, la fiebre empezaba a subir y me reía pensando que el desorden mental no se arregla de la noche a la mañana.

 

Porque vivimos pensando que las soluciones deben ser rápidas, efectivas y a largo plazo?

 

Recordé el video de Simon Sinek   en el que habla de los Millenials (claramente no lo soy…) y de como la tecnología no los prepara para las frustraciones diarias. Como la vida del Compre YA! Necesito ese vestido! No tolero a mi jefe a los dos meses de haber entrado a un trabajo…nos hace seres impacientes, intolerantes y poco felices.

 

Si bien no soy millenial, creo que de rebote todos tenemos algo de esto y esta bueno parar y reflexionar cuando nos metemos en la ansiedad del quierotodoya! …

Mi cuerpo me avisa que en alguna parte de mi desorden mental, hay una intención urgente de solucionar eso /cualquieraqueesosea/, y por hoy, mientras le pongo manteca y mermelada a mi medialuna, y me pongo en los oídos a Miles Davis, le digo que espere, que no todo es como ella quiere.

Se los recomiendo a Miles, hace ver las cosas de una manera muy pacifica. #milesdavis.

 

Feliz Miércoles.