Te preguntaste…

¿ Cómo estás viviendo cada momento de tu vida?

 

 

Para mi la vida es un fluir de experiencias, un juego constante. Aprendo a cada segundo, en cada respiración siento la vida a flor de piel y me di cuenta que el secreto esta en PARAR y escuchar lo que está sucediendo. DISFRUTAR AQUÍ Y AHORA lo que estoy sintiendo.

Caminar, leer un libro, cocinar, escuchar música, respirar, jugar con tus hijos y encontrarnos con amigos puede transformarse en un acto meditativo si nos mantenemos alertas, aprendemos a observar mas sutilmente y CONTEMPLAMOS el aquí y ahora.  Meditar es contemplar todo lo que sucede en este presente en el que nos encontramos.

Escucha, solo escucha.

SOHAM, Yo Soy eso.

Hoy te dejo unos cuantos tips!

 

relax-lying-field-nature

 

 

Tomá conciencia de todo tu cuerpo desde los pies hasta la cabeza, relajando parte por parte mentalmente. Los pensamientos o imágenes que puedan venir a tu mente simplemente dejá que fluyan, sin posarte en ellos.

 

Siente los pies pegados al piso e imagina que sueltas las tensiones que haya en ellos. Dejá salir todo hacia la tierra, que ella lo absorba. Concentra tu atención en las piernas y suelta los músculos tensos. Mientras más relajados estén, mas tensión se libera. Toma tu tiempo, siente la soltura en tus piernas.

 

Aprendé a escuchar tu cuerpo, el siempre tiene algo para decirte, es tu herramienta de escucha personal.

 

Si estás en un espacio natural escucha los sonidos a tu alrededor, observa cada uno de los detalles del lugar, percibe los aromas, siente la temperatura. Disfruta del espacio que elegiste y contempla…

 

Encendé un vela y concentrate en la llama, observala hasta que caigan algunas lágrimas. Luego cierra los ojos por unos instantes y visualiza la llama en el interior de tu entrecejo.

 

Escucha más. El silencio es maravilloso.

 

Realizá una afirmación positiva, en tiempo presente, en primera persona y repetila 3 veces mentalmente, visualizando tu resolución y enviándole energía positiva que así será. También podés escribirla varias veces en un cuaderno y susurrarla. Intentá mantener tu afirmación por un tiempo largo, las afirmaciones no son mágicas.

 

Incluí en tu práctica el mantra SO-HAM ( yo soy eso) Al inhalar repites con tu voz interior el vocablo so al exhalar ham. Siempre por fosas nasales. Este es el sonido natural de nuestra respiración.

 

Colocá tus dedos pulgares en los oídos y escuchá tu respiración en estado puro, rápidamente te sentirás CONECTADA.

 

Dirijite a tu entrecejo, abrí tu pantalla mental ubicada justo detrás de tu frente y visualizá la llama de una vela encendida. Dejate fluir y fundite en esa llama.

 

Descansa lo suficiente, cada uno sabe cual es el tiempo que necesita para estar descansado. Si tenés la posibilidad, tomá una vez por semana una sesión de yoga nidra, es una técnica de relajación y meditación profunda maravillosa. 40 minutos de nidra representa 4 horas de sueño por la noche.

 

 

Tomá conciencia de tu alimentación, lo que comes es el motor de tu cuerpo, energía vital que ingresa a tu organismo. Es tan importante el QUE y el COMO te nutres. Siempre escucha lo que necesitas. Antes de cada comida adoptá una actitud de agradecimiento por la comida que vas a ingerir, percibe el color, el aroma propio de cada alimento. Gandhi decía “ bebe tu comida y mastica tu bebida”.

 

Tomate unos minutos cada día para agradecer al universo todo aquello que te ha dado. La vida es un regalo, disfrutala con todos sus colores! Escribe diariamente al menos por 2 o 3 días las cosas por las cuales te sentís agradecida.

 

Aprendé a comunicarte de forma eficaz y asertiva y verás los resultados.

 

Realiza una actividad que te apasione al menos una vez a la semana. Te mantiene VIVA y en consonancia con la vida.

 

Aprendé a tomar conciencia de tu respiración y tu capacidad respiratoria. Lleva tu atención al abdomen y respirá allí, solo movilizando el abdomen, el pecho se encuentra inmóvil.

 

Respiración yóguica. Inhala y lleva tu respiración hacia la zona del abdomen, sube por las costillas, pecho y clavículas y allí exhala de arriba hacia abajo. Imaginate como si estuvieras llenando y vaciando un vaso de agua.

 

Cuando estás en la oficina, si por el tipo de trabajo tenés que estar mucho tiempo sentada, procurá hacer cortes de 5 minutos varias veces al día y mueve los hombros, cuello, rota las muñecas, los tobillos.

 

Revisá cuando te levantás como están tus pensamientos, solo observándolos, sin querer modificar nada, solo percibiendo.

 

Realiza anualmente tu lista de higiene personal, todo aquello que es necesario priorizar para tu tranquilidad y armonía.

 

Crea y visualizá tu propio santuario personal, un espacio único al que podés ir en busca cada vez que lo necesites.

 

Utiliza música que te relaje cuando llegás del trabajo, música clásica, zen, sonidos de la naturaleza, mantras. Prendé una velita, un horno con esencias relajantes o un sahumerio que te guste. Crea el clima de armonía en tu hogar.

 

Si estás en pareja podés compartir una sesión de masajes, unos 10 minutos cada uno. No importa la técnica, sino el contacto con el otro, que en realidad es con nosotros mismos. Escucha y siente lo que sucede en ese contacto mágico.

 

Cuando estés muy ansiosa también podés realizar tu propio mandala o pintar uno que te guste. Los mandalas sirven para meditar y son una herramienta maravillosa de autoconocimiento. Podés escribir un deseo/ afirmación/ intención al comenzar a pintarlo y focalizarte en ella.

 

Frota tus manos hasta que sientas calor en ellas y apoyalas en el lugar que sientas molestias, pueden ser mas de dos lugares y percibe una luz brillante que ilumina toda la zona en cuestión.

 

Visualiza un baúl vacío frente a tus ojos y deposita allí todo lo que quieras soltar, dejar ir, tomate tu tiempo y liberate! Te sentirás mas liviana al terminar el ejercicio.

 

Otro para soltar: con las piernas un poco abiertas inhala subiendo los brazos y exhala dejándote caer y emitiendo el vocablo HAAA (tené cuidado cuando bajes, hacelo con potencia pero ojo con el movimiento, que no sea brusco, te recomiendo que flexiones las rodillas cuando estás bajando).