Una de las cosas frecuentes que me pasan, es escuchar en la manera de expresar de otro, ciertos “avisos” que me recuerdan a mi versión anterior, esa que siempre tenía una excusa para no sentirse bien.

 

Si si, lo logré, y ya hice todo eso que tenía pensado, pero ahora llegó ese cliente y es muy grande, y estoy, así como –manos en la cabeza- agotada.

 

La cabeza no permite ver que hace un mes atrás quizá estabas pidiendo por trabajo, pidiendo por ciertos cambios que necesitabas con urgencia. La vida te lo da y aun así los recibís con agobio. Eso no te ayuda a generar estados que te ayuden a registrar.

 

En sesión es usual escuchar a las chicas sentirse agobiadas, aun por los éxitos. Tenemos la cultura de la queja instalada. En esos momentos mi usual pregunta suele ser ¿Rescatas tus logros?  ¿Podes ver dónde estabas antes y donde estas hoy?

 

Rescatar es un don. Es un don que todos tendríamos que trabajar, para poder capitalizar nuestros momentos de gloria y aun nuestros aprendizajes del error.

 

Caminaba a la farmacia hace unos instantes, y por un instante me inundo el pecho el viento, y sentí esa alegría que sentimos de vez en cuando. No hubo razón técnica para que sucediera, ninguna, pero aun así mi mente en vez de seguir, rescato las veces que para poder retirar mi medicación tenía que estar corriendo, pidiendo permiso o puteando literalmente por la enfermedad. Y entendí el porqué de la alegría.

 

La misma alegría que sentí cuando me pare en frente de ese atardecer en Rio hace pocos días, la que me invade cada vez que me dicen que tengo un nuevo taller en el interior y eso implica subirme a un nuevo avión, la que me recorre cuando Mora me muele a besos…, la que tengo cuando bailo sin que me vean –y mis vecinos deben refunfuñar bastante-.

 

Asi que si hoy sos vos la que estas maldiciendo algo, aun teniendo muchos “logros”, te invito a hacer un parate de rescate.

 

Tengo un ejercicio con las chicas con las que trabajo esto, es un juego que hago cada vez que tengo que recordar realmente donde estaba para valorar donde estoy. Si tenes ganas, te lo comparto, solo tenes que enviarme un mail a hola@womanweconnect.com

 

Me voy a Salta a dar clase, y a seguir incorporando en mi librería mental, que estoy donde desee.

 

C.V