Era noviembre de 2012, me pesaban mucho los días. No sabía bien por dónde empezar ni que se suponía que debía hacer para calmar esa sensación de incertidumbre, insatisfacción y desgano. Buscaba entrenar 5 días a la semana Crossfit solo para no pensar que después de eso, tenía que entrar a la oficina.

Pasaron 6 años, estoy sentada en casa escribiendo en mi diario y me viene a la mente esta foto. Corro a buscarla a Facebook y me quedo un rato mirándola. Recuerdo en esos momentos, no sabía que quería, pero sabía que me quería sentir “mejor”. Mi lenguaje no verbal lo dice todo, “estoy agobiada”, “no me molestes”… aunque rescato que ya leía historias de gente interesante… (Librito de Steve Jobs en la mesa)

 

Con el tiempo comprendí que ese “mejor” era sentirme LIBRE. Siempre quise libertad, en todo sentido, en lo personal, en la vida profesional libertad para decidir, para equivocarme, para ser…

Ese mejor tambien era estar más feliz, era hacer cosas que me gusten, era viajar sin pedir permiso, viajar para trabajar.

 

Me rio mientras escribo dado que al lado mío está la valija que acabo de preparar para irme a Corrientes a dar una capacitación. Que año este 2018, hago unas cuentas para un futuro posteo de navidad y me sorprendo a mi misma de lo que viaje e intente nuevo este año. Que mi cabeza y corazón me recuerden que transité muchos años para llegar donde estoy, ayuda a que la humildad siempre este presente. Ayuda que cuando no te llega esa idea creativa de trabajo, cuando el taller no se completa, o que los pagos no llegan como deben tu mente no decaiga en la constante espiral hacia abajo.

Soy partidaria de #recordar siempre de donde venis. Recordar que llegar a la “meta” no siempre es importante sino en quien te convertiste en ese camino. Recordarte que podes lograr lo que soñas, si pones el condimento de foco, acción y persistencia. Cierro este posteo con una novedad increíble para mi mente racional en tan poco tiempo (tiene que ver con el Mentoring… 🙂 y lo dire en breve por Instagram ) y otro poroto de felicidad cae en la copa mental.

 

El cielo de buenos aires no brilla, esta todo encapotado, pero en mi hogar, con música relajante de fondo, brilla el sol.

 

Vayamos por más rescates en el día a día. Escribi en un diario, es una hermosa manera de recordarte de donde venis, donde estas, y adonde vas.

 

Feliz jueves.