Como seres humanos buscamos siempre la manera de evolucionar. Consciente, inconscientemente, pero la buscamos porque así es como sobrevivimos. Durante años tuvimos que hacer muchos esfuerzos físicos para poder “seguir perteneciendo” a este mundo llamado tierra. Recolectabamos frutas mientras los hombres salían de caza, desarrollamos la comunicación para poder conectarnos con otros y hoy por hoy continuamos ese proceso de evolución, con acceso a herramientas al alcance de una mano, con pequeños esfuerzos.

Ya no somos esos que éramos. Somos otros renovados y por eso tenemos el merecimiento de estar acá en el mundo.

 

Para mi evolución personal una de esas herramientas, fue la astrología. No siempre empezó por ahí asi que necesito recapitular.

 

En el 2011 me golpeo el amor. Me volvió a dar una cachetada y esta vez con el alma comprometida. El mayor amor que hasta hoy pude sentir. Me devastó. Mi estudio de diseño que me había permitido liberarme de los jefes, se estaba fundiendo y con eso la idea de seguir viviendo en mi lindo primer departamento. Paralelamente mi estado emocional con respecto a mi carrera me jalaba como banderín al viento, pegándome contra todo. Golpeada. Dolida. Con la autoestima por el centro de la tierra. Sin saber quién era frente al espejo.

 

4 años después empecé a escuchar a Mia Astral, ya habiendo hecho procesos con el cuerpo, con la vida, con mi profesión y habiéndome reinventado en un 80% a una Caro más a tono con su vida. Y despues de Mia a otros, a nuevas personas del mundo astrológico Aprendí que soy esa carta que reposa en el final de mi agenda y al verla puedo entender cuáles son las pruebas que estoy vivenciando, puedo repensarme y crear nuevas rutas hacia mi destino soñado (tan soñado que aún no se donde es).

 

En Marzo de 2011 Urano entró en Aries, y con eso cambios revolucionarios, reinvenciones, y cosas nuevas. A los partidarios de ese signo Aries, nos “invitó” (no fue así de bonito, no vino con una tarjeta, sino con una patada) a que nos reinventemos, a que seamos nuestra mejor versión, a que salgamos de lo cómodo y nos replanteemos las normas bajo las cuales queríamos vivir, nos invitó a atrevernos, a decidir, a encabezar.

WomanWeConnect fue creado en el 2014 gracias a él (y a mi claro).

Urano en Aries hace muchos años coincidió con la época donde el famoso Psicólogo y psiquiatra Carl Gustav Jung comenzó a ligar la astrología con la sincronicidad. Nos decía cosas como esta:

 

“La Astrología maneja algunos de los arquetipos que juegan un papel importante en el desarrollo de la mente humana”.

Del 2011 al 2018 no hubo un segundo en el que pueda frenar de cambiar, todo era transmutación y si bien me costó muchísimo del 2011 al 2014, a partir del 2015 ya estaba feliz. Feliz de haber logrado los cambios y de hallarme mas en “my zone”

 

¿Viste que era para mejor?, susurraba Urano a mi oído.

 

Pero la vida no es color de rosa, y hoy a un mes de irse finalmente de mi signo sigue poniéndome una prueba grande sobre quien soy, que deseo AHORA, y siento que es la tesis final de su paso por mi vida.

 

Pero debo ser agradecida, porque sin que él entrase en mi vida, no habría podido lograr a ser quien soy. Entonces amigo Urano, Uri para los amigos, hoy agradezco tu presencia, tus tirones de orejas, el que te sientes a mi lado mientras mi llanto por no saber adónde ir se hacía presente. Gracias por el amor que me quitaste, y por haber entendido que el amor es puertas adentro. Sigo aprendiendo maestro.

Queridos Tauro, es el turno de ustedes. Agárrense los cinturones y abracen el cambio.