Pasaron 10 años para que finalmente decida realizar ese llamado.

Era Noviembre de 2006, y por primera vez en mucho tiempo me sentía valorada por otros. Me ponían un 10 en la libreta de la facultad, y la cerraban para siempre, destacando mi tesis de arriba y abajo. Eso no solía pasarme.

Me subí al ascensor con una especie de emoción, alegría y éxtasis. Una etapa había quedado atrás y me sentía profundamente contenta conmigo misma.

Sabia que me había costado mucho terminar la carrera, trabajar todo el tiempo mientras lo hacía, levantarme mañanas a las 4 am para trabajar hasta las 2 de la tarde, agarrar las pizarras y correr al tren para cursar hasta las 12 de la noche.

Por momentos me pregunto de donde sacaba esa fuerza… esas ganas… sin duda era la edad y la convicción.

 

Un momento en el medio de la carrera, colapsé. 

No podía estudiar mas, no llegaba con los gastos y realmente no sabia si eso era lo que quería hacer.  Mi novio de esos momentos me dijo sentados en la cama mientras lloraba desconsolada, que me tome el tiempo para pensar, y que todo se iba a acomodar. Me contó una historia de su abuela donde decía que toda bola de lana, se desenrolla por una punta y yo debía encontrarla para poder seguir adelante.

Siempre me acompañó esa frase.

Un año después, decidí retomar y aun trabajando a la par, yendo al club 3 veces por semana, y ya sin novio, pase todas las barreras que había creído limitantes.

Me costó 10 años volver a la facultad para finalmente tramitar mi titulo, quien sabe porque… pero hoy lo hice y me siento tan contenta de cerrar un ciclo, de entender ese esfuerzo que me hizo mas grande, mas vulnerable, y mas profesional…

En una de esas no podía creer que yo había podido recibirme, que yo finalmente lo había logrado. Todos los días reniego de mi profesión y mucho, pero creo que sin esa creatividad, sin ese esfuerzo, no seria quien soy hoy.

Así que felizmente Ciclo cerrado. Check!

 

CV.